Pura adrenalina campestre

El barranquismo aúna el conocimiento de la isla y el sano disfrute de sus entornos salvajes. Tenerife está surcada por numerosos barrancos, muchos profundos y frondosos. En verdad es difícil no toparse con uno porque están por todas partes, así que la invitación a descubrirlos es continua. Últimamente se han puesto muy de moda en ellos el descenso deportivo y el rápel.

De la misma manera, desplegar todas tus habilidades escaladoras es sencillo en las más de 1.000 rutas de diferentes niveles. Las montañas son para todos los gustos: enormes y desafiantes, más pequeñas (que son perfectas si eres un principiante) o con paredes totalmente verticales que te exigen el máximo. Te sugerimos que contactes con empresas especializadas de la isla, que te pondrán al tanto de los mejores lugares de escalada y de qué has de tener en cuenta en cada uno de ellos.