A caballo - Tenerife
  • A caballo

A caballo

Acaricias las crines de tu caballo y sientes en tus manos su movimiento, sereno y firme. Cierras los ojos y escuchas el viento meciendo los árboles, los pájaros, los insectos… Respiras el aire fresco, que huele a tierra y vegetación. Abres de nuevo los ojos y ves los rayos de sol que se abren camino entre las copas de los pinos. Tu caballo mantiene el paso y sientes que la vida te rodea, que la naturaleza es capaz de despertar todos tus sentidos.

Existen en Tenerife más de 200 kilómetros de pistas forestales. La mayoría de ellas discurre en la parte más alta de la Isla, especialmente en la Corona Forestal. La red de pistas conecta con gran parte del norte en la zona de Tacoronte y con el sur, de manera que los trazados comienzan y terminan en lugares con servicios y, en muchos casos, con aparcamientos y transporte público.

Existen en la Isla numerosos centros de hípica y escuelas de equitación que organizan rutas a caballo. Ofrecen además cursos de formación para aprender a montar o mejorar la técnica, así como todo el equipo necesario para realizar los recorridos (también disponible en tiendas especializadas en esta disciplina). Lo mejor es buscar el asesoramiento de este tipo de empresas a la hora de organizar una salida a caballo.

Tenerife, con una temperatura media anual de 22ºC, tiene unas condiciones climatológica...Leer más
cerrar
¿Cuándo?

Tenerife, con una temperatura media anual de 22ºC, tiene unas condiciones climatológicas favorables para la práctica de esta actividad en cualquier época del año. Hay 365 días disponibles para disfrutar de las rutas a caballo.

Existen en la Isla numerosas empresas y centros de hípica que ofrecen todo el asesorami...Leer más
cerrar
¿Qué necesito?

Existen en la Isla numerosas empresas y centros de hípica que ofrecen todo el asesoramiento y equipamiento necesario para realizar rutas a caballo.Además del animal, es recomendable llevar un mapa con la red de rutas, protección solar y también ropa y calzado cómodo.Es necesario llevar siempre algo de abrigo, pues hay zonas en la parte alta de la Isla en las que desciende notablemente la sensación térmica.

Además, son imprescindibles las prendas de protección corporal que garantizan la seguridad de la actividad, algo de comida y, sobre todo, agua.

Es preciso recordar que las necesidades de cada persona varían en función de muchos factores, como la duración, la dificultad o la zona que recorre la ruta que va a efectuar. Lo mejor es informarse previamente y con los organizadores de estas excursiones de todo lo necesario.

Los permisos son precisos solo en caso de circular por pistas que se encuentren en espa...Leer más
cerrar
¿Hacen falta permisos?

Los permisos son precisos solo en caso de circular por pistas que se encuentren en espacios protegidos. Por ello, se recomienda informarse correctamente a la hora de escoger la ruta.

Consejos prácticos
Llevar siempre abrigo y chubasquero. Los microclimas de la Isla provocan que la ...
Leer más
cerrar
Consejos prácticos
  • Llevar siempre abrigo y chubasquero. Los microclimas de la Isla provocan que la temperatura pueda variar rápidamente, sobre todo en las zonas altas.
  • Revisar los partes meteorológicos antes de salir y, en especial, los avisos o alertas por fenómeno meteorológico. En caso de fuertes vientos o lluvias es mejor no circular por estas pistas.
  • No circular campo a través ni fuera de la red de pistas autorizadas.
  • Extremar la precaución en las carreteras, sobre todo en zonas urbanas de mucho tráfico.
  • En caso de viajar solo, avisar siempre a alguien (ya sea a algún conocido o en la recepción del hotel) y dejar un teléfono móvil. Esto facilitará su localización en caso de necesitarlo.
  • Usar el casco, indispensable para la seguridad.
  • No arrojar ningún objeto, desecho o basuras, en especial colillas, así como verter residuos líquidos o sólidos en cualquier punto del recorrido.
  • Recordar que las pistas no cuentan con barreras de protección lateral, por lo que pueden producirse desprendimientos y existen tramos especialmente difíciles (zonas estrechas, pendientes pronunciadas, barrancos a los márgenes…). Es estos casos es preciso extremar la precaución.