Observación de aves

Escondido entre matorrales, llevas un buen rato aguardando en silencio a que aparezca. De pronto se posa justo a dos metros delante de ti: su plumaje es más colorido aún de lo que creías, y sus movimientos, una mezcla entre decididos y sutiles.Irrumpe en el silencio del bosque con su canto, que te suena a música celestial. Apuntas con tu cámara, convertida ya en una extensión de ti mismo, y aprietas el obturador a velocidad superrápida para captar cada instante… El maravilloso mundo de las aves es tu mundo.

En la Isla se conocen unas 70 aves reproductoras, varias de ellas endémicas. Dispones de 21 puntos distribuidos tanto en zonas de monte como en medianías o en la costa en los que las condiciones son ideales para contemplarlas.

No pudimos encontrar ningún resultado que coincida con la búsqueda.


Aguililla o ratonero común
(Buteo buteo insularum)
Se alimenta de reptiles, insectos y pequeños mamíferos como los ratones, que suele cazar en zonas de matorral y cultivos. En general es fácil de ver durante todo el año, para lo que basta con trasladarse a las zonas de monte de la isla y los barrancos, que son sus hábitats naturales.


Pardela cenicienta
(Calonectris diomedea)
Emite un característico sonido lastimero y estridente en las zonas de cría, mientras que en vuelo en mar abierto es silenciosa. Es un ave marina observable en la isla desde la primavera y hasta el otoño: un buen lugar donde apostarse son los cabos en la costa, mucho mejor si es en horas vespertinas.


Petrel de Bulwer
(Bulweria bulwerii)
En España solo se encuentra en Canarias, y de las islas, Tenerife es la que mayor número de ejemplares alberga, unas 400 parejas. Pasan la mayor parte del tiempo pescando en alta mar (plancton principalmente), y solo se acercan a tierra a nidificar. Crían bajo las rocas y en grietas, y son aves de actividad nocturna en las zonas de reproducción. Emiten un sonido similar al del ladrido de un perro pequeño.


Paloma turqué
(Columba bollii)
Esta especie endémica de las islas habita en los bosques de laurisilva. Su alimentación se basa en frutos de faya, laurel, acebiño, madroño… Siempre cría en árboles y su color es grisáceo con reflejos color vino en el pecho y verdosos y rosados en el cuello.


Vencejo unicolor
(Apus unicolor)
El vencejo unicolor es muy fácil de identificar por su forma de ballesta y el chillido agudo que emite. Se pasa la mayor parte del tiempo volando en grupo, y solo se le ve posado cuando entra o sale del nido. Es capaz de dormir en pleno vuelo. Se trata de un ave migratoria que vuelve todos los años desde África en primavera y verano. Además de los barrancos, entre sus sitios preferidos para criar están las casas abandonadas y los edificios de las zonas urbanas.


Halcón tagarote
(Falco pereginus pelegrinoides)
Es otra de las especies que solo se encuentran en Canarias -si nos ceñimos al territorio nacional-. Su origen es norteafricano, aunque se registran ejemplares en lugares tan lejanos como Egipto o Mongolia. Entre sus zonas de cría preferidas se hallan los acantilados marinos y los barrancos con escasa vegetación. De gran envergadura, hasta un metro, se alimenta de palomas y pequeñas aves.


Gorrión moruno
(Passer hispaniolensis)
Gregario por naturaleza, anida en huecos de árboles, pero también en postes y torretas. Son vegetarianos y ruidosos (se les puede oír a unos cuantos cientos de metros de distancia). Siempre fue un ave muy común en la isla, si bien en los últimos años es más difícil de ver. Los mejores lugares son los pueblos y los parques y jardines de las ciudades.


Canario
(Serinus canaria)
Es uno de los símbolos de Canarias, una especie exclusiva de este archipiélago junto a los de Madeira y Azores. Presenta tonos parduzcos en su parte superior y verdes y amarillos en el pecho y la cara. Es habitual verlo en bandos de muchos ejemplares buscando semillas por los bosques y cultivos. La subespecie doméstica del canario silvestre es el ave más popular del mundo como animal de compañía.


Mosquitero canario
(Phylloscopus canariensis)
Se mueve por zonas más o menos frondosas de monte y bosques de laurisilva, pero no hace ascos ni a zonas cultivables ni a jardines. Insectos, frutos y polen son la base de su dieta. Frecuente tanto en la costa como en las cumbres.


Pinzón vulgar
(Fringilla coelebs)
Existen 16 subespecies en el mundo, de las que tres se dan en Canarias, una de ellas en Tenerife. Es habitual verlos pululando por los bosques de laurisilva y pinares húmedos. Se alimentan de semillas, aunque los ejemplares más jóvenes también incluyen insectos en su dieta.


Pinzón azul
(Fringilla teydea)
Su plumaje azul luce fantástico cuando están en época de cría, una tonalidad que se vuelve azulada-parda el resto del año. Es una especie endémica de Canarias que habita en pinares de la isla (se puede ver en los de Teno, Aguamansa, Boca Tauce, Arico… ). Come semillas de pino, codeso y escobón, y también larvas, que extrae de la propia corteza de los pinos.


Guincho o águila pescadora
(Pandion haliaetus)
Ligada íntimamente al medio marino, crea sus nidos en islotes y en acantilados como el de Teno, uno de los lugares de localización habitual. Se alimenta solo de peces. Es cada vez más difícil de ver, al tratarse de una de las rapaces más escasas de Tenerife.


Gorrión chillón
(Petronia petronia)
La pequeña mancha amarilla del centro de su cuello es una de las marcas diferenciadoras del gorrión chillón, en el que precisamente su intenso chillido, agudo y nervioso, es otro de sus rasgos definitorios. Huraño y desconfiado en la época de cría, se deja ver con menos timidez en otoño e invierno. Para avistarlo es necesario dirigirse a las zonas de cultivo tradicional en el macizo de Teno y Adeje.


Reyezuelo de Tenerife
(Regulus teneri_ae)
De reducido tamaño (de hecho, con sus nueve centímetros de longitud es la más pequeña de las aves que se reproducen en Tenerife), habita exclusivamente en pinares. Su alimento son los invertebrados que localiza entre ramas de árboles y arbustos.


Paloma rabiche
(Columba junoniae)
A pesar de que la población de la paloma rabiche ha ido menguando paulatinamente, es posible avistarla sobre todo en barrancos de la parte norte de la isla y en zonas de fayal-brezal o monteverde.


Camachuelo trompetero
(Bucanetes githagineus)
Esta especie seriamente amenazada es habitual en laderas, barrancos y parajes rocosos. Es un pájaro cabezón y de pico corto que se torna rojo en periodo nupcial.


Herrerillo norteafricano
(Parus teneri_ae)
La parte alta de su cabeza es azul cobalto, y sus alas y cola presentan un tono añil. Contrastan con el verde de su dorso y el amarillo de sus partes inferiores. Es una especie que solo se encuentra en Canarias y el norte de África. Le gusta moverse por los retamares del Parque Nacional del Teide, donde caza pequeños invertebrados.


Alpispa o lavandera cascadeña
(Motacilla cinerea canariensis)
Destaca en su apariencia esbelta su larga cola basculante, que utiliza para los rápidos quiebros que realiza en pleno vuelo. Se nutre de arañas, insectos y crustáceos. Las charcas, las acequias y zonas de cultivo son los lugares en los que acostumbra a pasar la mayor parte de su tiempo.


Chorlitejo patinegro
(Charadrius alexandrinus)
Es habitual de playas, saladares y zonas costeras. Construye su nido cerca del agua, en pequeñas hendiduras acotadas por guijarros, algas o trozos de conchas. En la isla se concentra en el litoral del Médano y Montaña Roja, si bien en época invernal es posible toparse con ejemplares en otros puntos de la costa isleña.


Bisbita caminero
(Anthus bethelotii)
Cuando se siente amenazado raramente vuela en su huida; prefiere correr haciendo pequeñas paradas intermitentes. Es una especie endémica de la Macaronesia. Observable desde el nivel del mar y hasta los 3.000 metros de altitud, en zonas de poco arbolado o vegetación dispersa. Es habitual tropezárselo en medio de caminos, y de ahí su nombre. Come saltamontes grillos y orugas.


Pico picapinos
(Dendrocopus major)
Para alimentarse busca insectos (más que nada larvas) bajo las cortezas de los árboles. Trabaja todo tipo de madera, que es capaz de taladrar sin mayor problema gracias a su poderoso pico. En Tenerife y Gran Canaria existen dos subespecies del pico picapinos.

No pudimos encontrar ningún resultado que coincida con la búsqueda.
No pudimos encontrar ningún resultado que coincida con la búsqueda.