Normativa

Las embarcaciones autorizadas para realizar avistamiento de cetáceos se distinguen por llevar una bandera de color amarillo con el logotipo “Barco Azul” que permite identificarlos.

Existen diversas normas y leyes de carácter nacional e internacional que protegen a las poblaciones de calderones y delfines. Por ello es importante prestar atención a todas las actividades humanas que puedan afectar a estos animales, entre ellas el avistamiento de cetáceos.

Para ofrecer esta actividad es preciso cumplir con las siguientes normas:

Obligatorio

  • No acercarse a menos de 60 metros.
  • Tiempo máximo de observación: 30 minutos.
  • Navegar a velocidad reducida.
  • Evitar la concentración de barcos.
  • Abandonar la zona si se molesta a los animales.

Prohibido

  • Bañarse con los animales.
  • Alimentarlos.
  • Tocarlos.
  • Arrojar desperdicios al agua.
  • Molestarlos con ruidos.

Además, las empresas que prestan este servicio cuentan con una Carta de calidad​ en la que se comprometen a ofrecer un servicio turístico respetando a los animales y minimizando el impacto que este pueda suponer para el medio marino.

En caso de detectar un animal herido o un varamiento, es preciso llamar urgentemente al 112, teléfono de emergencias, para poner en marcha el protocolo de rescate contemplado para estos casos.