MIEL - Productos de Tenerife - Tenerife

Miel

Ingrediente tradicional de la gastronomía de Tenerife
MIEL
cerrar
Enviar página por mail
Completa el captcha

Elaboradas a partir de una sola especie de flor o de la estudiada mezcla de varias, las mieles de Tenerife convierten los aromas de las flores endémicas de Canarias en un sabor incomparable. Su exotismo y su dulce aroma son sólo algunas de las claves para su éxito, que responde a una tradición de más de cinco siglos de historia. Tal es su importancia en la isla que en el municipio de El Sauzal puede visitarse el Centro de Visitantes de la Casa de la Miel, donde conocer y degustar algunas de sus especialidades. Destacan la miel de tajinaste, cuyo sabor suave y color beige recuerdan a las tonalidades de las faldas del Teide, donde crece esta flor endémica. O la de retama del Teide, que se extrae a 1.500 metros de altura y se produce cada verano. Otras mieles, muy curiosas, se producen a partir de castaños, aguacates, poleo o brezales.

Entre las mieles multiflorales que se producen en Tenerife se distingue entre la miel de costa, cumbre y monte. En función del lugar de producción y de las flores que se utilicen para elaborarla, pueden tener diferentes tonalidades y aromas. La miel que se fabrica en Tenerife está sujeta a estrictos controles de calidad para garantizar su autenticidad y su sabor. La Denominación de Origen Protegida “Miel de Tenerife” es un sello que asegura al consumidor que está disfrutando de un producto cuidado que ha superado exhaustivos controles de calidad. Las mieles tinerfeñas son un reflejo de la diversidad de climas de la isla, ya que cuenta con 13 variedades de miel distintas, siendo la DOP con más variedades de miel reconocidas de las existentes.

La existencia de una especie de abeja autóctona en el archipiélago canario es una señal de la importancia de la apicultura en Tenerife. Aunque la Abeja Negra Canaria habita en las islas desde hace más de 2.000 años, desde el momento de la conquista se tiene constancia de la presencia de abejeras silvestres por todo Tenerife. La actividad apícola, tanto en la producción de cera como de miel, tuvo mucha importancia en la economía local en el pasado, convertida en parte de la economía familiar de subsistencia hasta nuestros días. Ya en 1799 José de Viera y Clavijo reflejó, en su Diccionario de Historia Natural, la importancia de la producción de miel en Tenerife y el prestigio de la miel de retama, mientras que los censos de colmenas del siglo XIX llegaron a registrar 2746 colmenas en el año 1802.

www.casadelamiel.org