La Orotava - Tenerife
  • La Orotava

La Orotava

​​​​

Para muchos, La Orotava es uno de las localidades más bonitas de la Isla. Situada en medio del valle del mismo nombre, destaca por sus construcciones perfectamente conservadas, lo que ha llevado al casco de la ciudad a ser declarado Conjunto Histórico Artístico. Se respira en sus calles ese aire señorial que nunca la ha abandonado desde la conquista de la Isla. ​

El nombre de este municipio emplazado en el norte de Tenerife y que ocupa también parte del centro de la isla, procede de la denominación que los guanches le daban a esta zona, “Arautava” o “Arautapala”. Es el municipio más extenso de la isla, con 207.31 km2, y el que más superficie forestal tiene: Aproximadamente el 78% del Parque Nacional del Teide forma parte del término municipal de La Orotava. El casco histórico del municipio está ubicado a 390 metros de altitud y fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1976. Sus calles están salpicadas de edificios de gran interés patrimonial y de rincones de gran importancia para el municipio, entre los que se incluyen la Universidad Europea de Canarias. El Valle de La Orotava siempre se ha caracterizado por su impresionante paisaje coronado por el Teide, por su abundancia de aguas, sus hermosos jardines y su agradable clima. No obstante, posee numerosos espacios naturales protegidos, como parte del Parque Nacional del Teide y del Parque Natural de la Corona Forestal, la Reserva Natural de Pinoleris y el Paisaje protegido de La Resbala.

Son muy conocidos los balcones típicos que adornan las fachadas de sus casas tradicionales, las alfombras de flores y de tierra volcánica que se realizan cada año en La Orotava durante las celebraciones del Corpus Christi, y su tradicional Semana Santa, que se celebra desde el siglo XVII.

Las calles de La Orotava invitan a pasear y a descubrir sus secretos históricos y artísticos en una visita imprescindible para todo aquel que visite Tenerife. El casco histórico de este municipio queda dividido en la Villa de Abajo, donde antaño vivieron las familias más pudientes del municipio, y la Villa de Arriba, con construcciones algo más humildes pero de gran interés arquitectónico. Una ruta para conocer ambos espacios puede comenzar en la calle San Francisco, frente a la iglesia del mismo nombre y el hospital de la Santísima Trinidad. Estos edificios están levantados sobre los terrenos que ocupó el antiguo convento de San Lorenzo, de los que sólo quedan un pórtico y la escultura del santo. Al continuar hacia las calles Colegio y Carrera del escultor Estévez el visitante encontrará numerosos ejemplos de arquitectura señorial, muchas de ellas decoradas con el sello heráldico en su fachada. En esta categoría merece una mención especial la Casa de los Balcones, de marcado estilo canario, con una fachada que combina cantería y madera y un precioso patio interior. La ruta prosigue hacia la plaza del Ayuntamiento, donde se elabora cada año una alfombra de arena volcánica durante las fiestas del Corpus Christi, hasta la Hijuela del Botánico, un jardín situado tras el edificio consistorial que servía de vivero al Jardín Botánico que puede visitarse en el Puerto de la Cruz. En la calle de San Agustín se emplazan las casas del Marquesado de la Quinta Roja y la Casa Ascanio, que rodean la plaza de la Constitución. Frente a ella puede visitarse la iglesia y el convento de San Agustín, del siglo XVII. Un pequeño paseo llevará al visitante hasta la majestuosa iglesia de la Concepción, declarada Monumento Histórico en 1948. Su cúpula y las torres que flanquean su fachada forman parte del paisaje más característico de La Orotava.

Senderos del municipio

Las cumbres de La Orotava albergan diferentes senderos que harán las delicias de los amantes del deporte y la naturaleza. La ruta PR-TF 35 Mamio-Pinolere, con una longitud de aproximadamente 13 kilómetros y de dificultad media, comienza en La Caldera y asciende hasta la Choza Chimoche y el Portillo del Topo. Desde allí el sendero continúa hasta la pista de Mamio y la Casa del Agua, y lleva al senderista a caminar junto al cauce del barranco de La Arena.

Galería multimedia