Candelaria - Tenerife
  • candelaria

Candelaria

​​

Se respira un aire especial en Candelaria. Esta villa es una de las que muestra su ímpetu religioso de forma más sincera en todo el Archipiélago. En su solemne basílica, rodeada de imponentes estatuas guanches de bronce, acoge la imagen de la Virgen de la Candelaria, La morenita, patrona de Canarias. Es punto de encuentro de miles de peregrinos cada 15 de agosto, quienes la madrugada de ese día (o incluso antes) emprenden largas caminatas desde todos los rincones de la Isla para honrarla. ​

Situada en el sureste de Tenerife, el municipio de Candelaria tiene una extensión de 49,18 km2 y aproximadamente 26.134 habitantes. Es uno de los centros religiosos de la isla desde el hallazgo de la imagen de la Patrona de Canarias, la Virgen de Candelaria, por los antiguos aborígenes en 1392. Cada año miles de peregrinos acuden, llevados por su devoción a la Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria que lleva su nombre, si bien la antigua imagen se perdió durante un temporal en el siglo XIX. La unión de la cultura guanche y la cultura castellana instaurada tras la conquista de Tenerife se hace patente en los monumentos que pueblan Candelaria, especialmente en las estatuas de bronce de los menceyes guanches que se encuentran en la Plaza de la Patrona de Canarias.

Las cuevas y playas naturales marcan el entorno de Candelaria, con rincones de marcado carácter pesquero y una amplia avenida que transcurre junto a la orilla del mar. En sus restaurantes es posible probar una receta elaborada con pescado fresco o un postre típico y reponer fuerzas para seguir paseando por las calles de la localidad, descubriendo sus rincones más emblemáticos. Cabe destacar la amplia red de senderos que recorren las medianías rurales de Candelaria.

El centro de Candelaria es un lugar idóneo para pasear y descubrir el amplio patrimonio artístico que posee. La Plaza de la Patrona de Canarias es un punto de partida excelente para conocer las cuevas de Achbinico y de los Camellos y admirar las esculturas de los menceyes y el mar rompiendo tras ellos contra la orilla. La Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria y el Convento de los Dominicos son paradas obligatorias para comprender la importancia cultural de este municipio. Al caminar hacia el barrio de Santa Ana, situado junto a la Casa Cabildo, es posible visitar la iglesia del mismo nombre y el Centro alfarero “Casa de las miquelas”. Un paseo por la calle peatonal Obispo Pérez Cáceres y la avenida marítima, salpicada de cafeterías y restaurantes con vistas al océano, pone el broche final a una excursión por el casco histórico de Candelaria.

Senderos del municipio

Las inclinadas laderas del barranco de Chacorche, sus galerías y su pozo hacen que el agua sea el denominador común del sendero que lo recorre, de nivel medio-bajo. El camino comienza en la plaza de Ajoreña en Igueste de Candelaria y continúa por la calle Los Revolcaderos hasta una pista de tierra. Predomina el tabaibal hasta que el sendero se adentra en el Parque Natural de la Corona Forestal, donde el protagonista es el pino canario. El fin del camino, de unos 4,50 kilómetros, está marcado por la galería de Chacorche. El sendero de La Mesa, apto para principiantes, ofrece una maravillosa vista panorámica del Valle de Güímar. Comienza en el barranco de La Florida, en el pueblo de Araya, y cabe destacar que en el camino el senderista encontrará la Casa de la Mesa, una construcción del siglo XIX.

El sendero Lomo El Centeno, de nivel medio, ofrece la posibilidad de observar algunas de las especies de flora y fauna propias de Tenerife. Llega hasta el Espacio Natural Protegido de Las Lagunetas, con salida y llegada en el mismo punto y una longitud de 5,7 kilómetros. Otra ruta circular, aunque de nivel medio-alto, es Los Brezos, que transcurre por el Parque Natural de la Corona Forestal y que, fuera del mismo, permite observar recursos patrimoniales de gran importancia que muestran la actividad agraria de la zona. Para quienes no estén habituados a la práctica del senderismo y aquellos que quieran disfrutar del paisaje costero de Candelaria el sendero de Samarines resulta perfecto. Paralelo al acantilado, transcurre sobre playas de arena negra y bufaderos. Comienza en el antiguo ayuntamiento de Candelaria hasta el Risco de la Magdalena hasta el barranco de Samarines. El regreso se realiza por el mismo camino, de apenas dos kilómetros, hasta la Plaza de la Patrona de Canarias. Los senderos del barranco El Rincón, de apenas 1,4 kilómetros de longitud, y de El Moralito, son otros caminos que hacen las delicias de los amantes del senderismo que visiten Candelaria.

Quizá te puede interesar