La Victoria de Acentejo - Tenerife
  • La Victoria de Acentejo

La Victoria de Acentejo

​​​​

Si por algo es conocida La Victoria es por sus infinitas casas de comida que cada fin de semana se llenan de tinerfeños venidos desde todos los puntos de la Isla. Ese es un gran plan para conocer esta localidad marcada también por la victoria de los conquistadores españoles sobre los guanches. ​

Este municipio se encuentra en el noroeste de Tenerife, donde ocupa una superficie de 18,36 km2. El paisaje de La Victoria de Acentejo es rural y agrario, donde predominan los cultivos de cereales, plataneras y viñas: la producción vinícola de la comarca es una de las más importantes del norte de la isla, bajo la denominación Tacoronte-Acentejo. El municipio recibe su nombre de la segunda batalla de Acentejo, en la que los conquistadores vencieron a los guanches, acontecimiento que marcó el final de la conquista de Canarias. En agradecimiento por el éxito en esta batalla, Alonso Fernández de Lugo hace construir una ermita dedicada a Nuestra Señora de la Victoria, que se sustituye por un templo más sólido en 1578. Poco después se convirtió en una zona con bastante población, que se repartía en caseríos y subsistían gracias a la agricultura y a la ganadería, que ha perdido importancia en la actualidad. En el municipio existe una amplia tradición artesana en la producción de alfarería y calados, realizada casi siempre por mujeres, y en la elaboración de las populares sillas victorieras. La tonelería y la fabricación de lagares son otras actividades artesanales que históricamente han tenido gran importancia en el municipio.

La Victoria esconde numerosos restaurantes y casas de comida en las que se sirven recetas tradicionales de carne y pescado acompañadas por el vino del municipio. Destacan sus guachinches, establecimientos rurales en los que se ofrece vino de cosecha propia, elaborado por el propio agricultor de manera artesanal, junto a platos típicos. Y es que los viñedos no solo otorgan a La Victoria de vinos de excelente calidad, sino también de un hermoso paisaje en el que perderse y disfrutar de la gastronomía tradicional.

Senderos del municipio

El camino tradicional que seguían los peregrinos para llegar a Candelaria se mantiene hoy en día como un elemento clave de las tradiciones de la isla, especialmente de aquellos municipios por los que transcurre el sendero. En el caso de La Victoria de Acentejo, esta ruta comienza en la zona conocida como La Sebe, y se dirige hacia el sur. El senderista encontrará una parte de la ruta que coincide con la carretera dorsal hasta llegar al camino de Igueste de Candelaria, que llevará sus pasos hasta la Basílica de la Patrona de Canarias. Este sendero, con una duración aproximada de 7 horas, sobrepasa los límites municipales de La Victoria de Acentejo y es de dificultad alta.

Sin salir del municipio, el visitante puede disfrutar de la red de senderos conocida como Bosque de castaños, que permite conocer los pinares, bosques de castaños y miradores de La Victoria. Las vistas que se pueden apreciar del océano Atlántico y del Teide son uno de los puntos fuertes de estas rutas.

Galería multimedia