Icod de los Vinos - Tenerife
  • Icod de los Vinos

Icod de los Vinos

​​​​

El Drago Milenario es, probablemente, la figura que más identifica a Icod de Los Vinos. Desde luego, es una visita obligada, pero no menos que un recorrido por las callecitas empedradas y las pequeñas plazas y fuentes del corazón del municipio. En la parte alta se encuentra la Cueva del Viento, uno de los mayores tubos volcánicos del mundo. ​

El municipio de Icod de los Vinos está situado en el noroeste de Tenerife, con una extensión aproximada de 90 km2. Es el hogar del Drago Milenario (Dracaena draco), declarado Monumento Nacional en 1917 y al que se le atribuyen aproximadamente 800 años de edad. En su costa destaca la playa de San Marcos y la Cueva del Viento. Además, desde Icod de los Vinos se divisa una de las mejores vistas del Teide, el pico más alto de España.

La economía del municipio se basa tradicionalmente en el cultivo de la vid y en la pesca, lo que puede apreciarse en su gastronomía: Papas con mojo y pescado salado, carnes a la brasa, vinos o quesos artesanales. El patrimonio histórico y artístico de su casco antiguo es otro de los puntos más apreciados por quienes visitan este municipio.

El casco histórico de Icod de los Vinos puede conocerse dando un tranquilo paseo por sus calles, que esconden ermitas, iglesias y edificios de gran valor patrimonial. La comodidad de que la mayor parte de estos enclaves se encuentran muy cerca unos de otros permite que se pueda trazar una ruta quno pase por alto ninguno de los secretos que esconde este municipio. Si se toma como punto de partida la caseta de información que está ubicada en la Plaza de América y se recorre la calle del Buen Suceso y la Plaza de Luis León Huerta, el turista llegará hasta la iglesia de San Agustín y la Casa Consistorial, que en fue un monasterio en sus orígenes. Muy cerca se encuentra el antiguo convento de San Francisco, convertido hoy en la biblioteca municipal. El siguiente punto de la ruta es la plaza Andrés de Lorenzo Cáceres, una de las más hermosas del municipio, frente a la cual se ubica la iglesia de San Marcos. Este templo acoge diversas imágenes religiosas elaboradas en talleres de imagineros españoles y americanos. Junto a la iglesia se ubica la acogedora plaza de la Constitución, en la que destaca su fuente central. El paisaje de esta zona del municipio está protagonizado por la cercanía del Drago Milenario, que si bien puede observarse parcialmente desde la plaza Andrés de Lorenzo Cáceres, merece una visita al Parque del Drago Milenario para conocer de cerca a este Monumento Nacional vivo.

Galería multimedia