MANUEL MARTÍN GONZÁLEZ - Artistas - Tenerife

Manuel Martín González

cerrar
Enviar página por mail
Completa el captcha

La obra del ilustre pintor isorano D. Manuel Martín González (1905-1988), considerado uno de los mejores paisajistas canarios, puede apreciarse en la sala-museo ubicada en la segunda planta de la Concejalía de Cultura de Guía de Isora, en la Calle La Vera. Durante la visita, podemos apreciar una primera sala en la que se encuentra la obra publicitaria desarrollada durante su estancia en Cuba entre 1923-1932, mientras, en la segunda sala se encuentra una importante representación de su obra paisajística. Junto a ella, se exponen diversos objetos personales del autor, como notas y bocetos, diferentes distinciones recibidas, así como fotografías y libros del pintor.

Manuel Martín González ha sido una de las figuras más destacadas del municipio. Nacido en el seno de una familia humilde, el 14 de junio de 1905 en Guía de Isora, fue el mayor de 9 hermanos, aprendió sus primeras letras en una de las pocas escuelas que existían en esa época, mostrando sus dotes para el dibujo poco más tarde, cuando con los pocos medios que tenía a su alcance, dibujaba y pintaba siempre estimulado por su maestro. Recibe su formación en Santa Cruz, pese a sus modestos medios de vida, y cuando cumple 18 años, emigra a Cuba (1923-1932), dónde pasa nueve años de su vida, desarrollando sobre todo trabajos publicitarios gracias a la experiencia adquirida en su trabajo en Litografía Romero, Santa Cruz de Tenerife, antes de su partida.

Su etapa como dibujante publicitario en Cuba fue muy prolífera: sus clientes solían ser compañías comerciales que pagaban la publicidad para vender sus productos con facilidad, entre las que cabe destacar “La Casa Grande”, entidad comercial que le encargó numerosos trabajos. Además, varias revistas le encomendaron composiciones y llegó incluso a ser director artístico de la revista “Tierra Canaria”, dónde su iconografía mostraba multitud de alusiones a su archipiélago natal. Debido a la dura situación que se vivía en Cuba tras la quiebra de 1929, continuada por la Gran Depresión, el artista tomó la decisión de regresar a su isla natal. Regresa con su esposa y desde allí comienza la segunda etapa de su carrera, en la que convierte el paisaje insular en el único motivo de su pintura.

Con el comienzo de su nueva etapa denominada “paisajista”, Martín González decide recorrer todo el archipiélago para poder transmitir mejor su esencia visual desde una proximidad geográfica y una identificación vital propia. A modo de característica principal, se asocia su obra con la representación del Teide y de las Cañadas. Se dedica a pintar por encargo de las instituciones y de clientes particulares, considerando a sus cuadros como los hijos que nunca tuvo. Fallecido en La Laguna en el año 1988.

Su obra fue adquirida por clientes canarios, así como por visitantes de países europeos, e incluso su obra llegó hasta el Extremo Oriente. Se piensa que llegó a pintar unos 7000 cuadros. En la actualidad, algunos de ellos se encuentran en Santa Cruz de Tenerife: en el hotel Mencey, en Capitanía General, en el Casino de Santa Cruz de Tenerife y en la Basílica de Nuestra Señora de Candelaria. Este último caso es algo insólito, pues no es frecuente que se acomode en un templo pinturas sin iconografía religiosa: son dos murales que se encuentran a cada lado de la entrada y representan las tierras tal y como las contemplaban los aborígenes cuando apareció la Virgen.