Los menceyes

Los Menceyes
cerrar
Enviar página por mail

En 1494, año en que Alonso Fernandez de Lugo inició la conquista de Tenerife, la isla estaba dividida en nueve reinos gobernados por menceyes. Éstos eran la máxima autoridad civil, religiosa y militar en la región en la que gobernaban. En el municipio de Candelaria, junto a la Plaza de la Patrona de Canarias, se encuentran nueve esculturas de bronce que representan a cada uno de estos menceyes.

  • Acaymo, mencey de Tacoronte: Acaymo gobernaba en el menceyato de Tacoronte, en el norte de Tenerife, que ocupaba los actuales municipios de Tacoronte, La Matanza de Acentejo y El Sauzal. Según el historiador Antonio de Viana, Acaymo había estado en guerra con el mencey Bencomo, pero hicieron las paces poco antes de la llegada de los conquistadores.
  • Adjona, mencey de Abona: La región sobre la que gobernaba Adjona era el extenso menceyato de Abona, situado al sur de Tenerife. Ocupaba los territorios que hoy son los municipios de Fasnia, Arico, Granadilla de Abona, San Miguel y Vilaflor, con aproximadamente 420 km2 de superficie. Adjona fue uno de los menceyes que pactó con Alonso Fernández de Lugo durante el primer desembarco de éste.
  • Añaterve, mencey de Güímar: Añaterve fue el primer mencey en pactar con los conquistadores a través del gobernador de Gran Canaria, Pedro de Vera. Su territorio ocupaba los actuales municipios de El Rosario, Candelaria, Arafo y Güímar, así como parte de Santa Cruz de Tenerife y La Laguna.
  • Bencomo, mencey de Taoro: Durante la conquista, el menceyato de Taoro estaba gobernado por Bencomo. Desde su territorio, que ocupaba la Villa de La Orotava, La Victoria de Acentejo, Santa Úrsula, Puerto de la Cruz, Los Realejos y San Juan de la Rambla lideró las fuerzas aborígenes que se opusieron a la invasión castellana, lo que le valió el sobrenombre de Rey Grande. Falleció durante la Batalla de La Laguna, frente a las tropas de Alonso Fernández de Lugo. Su hijo Bentor le sucedió como mencey e ilustró, con su trágica historia, la fatalidad que supuso la conquista para el pueblo guanche. Al verse derrotado por los españoles tras la batalla de la Victoria de Acentejo, se lanzó al vacío desde lo alto del barranco de Tigaiga, en el municipio de Los Realejos. Actualmente se le recuerda con una escultura ubicada en el mirador de El Lance. Otra de las hijas de Bencomo, la princesa Dácil, se enamoró del capitán español Fernán García del Castillo, con quien llegó a casarse. Después de que otro guanche la denunciara por haberse encontrado a solas con el castellano, Bencomo condenó a su propia hija a morir emparedada. Dácil consiguió liberarse al demostrar que habían existido testigos en dicho encuentro, por lo que contrajo matrimonio y pasó a llamarse Mencías del Castillo tras su bautizo.
  • Beneharo, mencey de Anaga: El mencey Beneharo, a través de un pacto con Alonso Fernández de Lugo, se mantuvo neutral durante los años en los que duró la conquista de Tenerife. Sus tierras ocupaban gran parte del macizo de Anaga.
  • Pelicar, mencey de Icod: El menceyato de Icod ocupaba los actuales municipios de La Guancha, Icod de los Vinos y el Tanque, además de parte de Garachico. Bajo el mando de Pelicar fue incluido en los bandos de guerra hasta que se rindieron en 1496 tras la batalla de la Victoria de Acentejo.
  • Pelinor, mencey de Adeje: Al inicio de la conquista, el mencey Pelinor pactó con Alonso Fernández de Lugo, por lo que fue recompensado posteriormente con terrenos en Masca y en Santiago del Teide. Su menceyato ocupaba 180 km2 de los actuales municipios de Adeje, Guía de Isora, Santiago del Teide y parte de Arona.
  • Romen, mencey de Daute: El menceyato de Daute ocupaba, en el siglo XV, los actuales términos municipales de Buenavista del Norte, Los Silos y parte de Garachico. Romen fue uno de los menceyes que se enfrentó al ejército invasor durante la conquista.
  • Tegueste, mencey de Tegueste: Este menceyato ocupaba los actuales Tegueste y gran parte de San Cristóbal de La Laguna. Su mencey, que compartía nombre con la región que gobernaba, se opuso con fiereza a la invasión castellana, y llegó a participar en la batalla de La Laguna.