La compañía escandinava SAS mantiene el vuelo con Oslo