Turismo de Tenerife coordina estas iniciativas con los ayuntamientos de la Isla

 

Tenerife celebrará de abril a diciembre una nueva edición de las muestras gastronómicas de productos locales, que este año serán un total de 15. Estas iniciativas enogastroturísticas pretenden vincular la producción local a la oferta gastronómica insular y su conocimiento y disfrute tanto por turistas como por residentes.

Las actividades comenzarán este mismo mes en Icod de los Vinos con la primera de las muestras, que estará dedicada al condumio de conejo. En mayo tendrán lugar las de Arico (miel), Vilaflor (papa blanca) y Granadilla de Abona (pescado azul). La de Los Realejos comienza en julio, con la papa bonita de protagonista, y la de Adeje (queso, miel y gofio) será en septiembre.

El último trimestre del año concentra el resto de muestras. En octubre se celebrarán las de Güímar (batata), Puerto de la Cruz (pescado y plátano), Mancomunidad de Acentejo (manzana reineta) y Guía de Isora (almendra y miel). Noviembre acoge la de Candelaria (batata), Isla Baja (especias, queso y papa antigua), y de nuevo otra en la Mancomunidad de Acentejo, en esta ocasión dedicada a la castaña.

Las de Arafo (batata y castaña) y Santa Cruz (papa borralla, batata rajadilla y bubango montañero), aunque empiezan en noviembre, se prolongarán hasta diciembre.

Las muestras locales, organizadas por los diferentes ayuntamientos participantes y coordinadas por Turismo de Tenerife a través de Saborea Tenerife, dan relevancia al producto propio de la zona por temporalidad y volumen de producción. Buscan la implicación del sector de la restauración de los municipios y comarcas mediante la inclusión en sus menús y platos del producto protagonista en cada caso.

La integración de la gastronomía con el paisaje y el territorio -que condiciona los productos característicos de cada zona-, así como con la cultura, al ser la cocina reflejo de un costumbrismo y etnografía propios, son algunos de los elementos de la identidad local que las muestras ponen de relieve.

Paralelamente a la elaboración de los menús con productos locales, las muestras incluyen actividades complementarias de formación y promoción del sector enogastronómico, como talleres formativos, catas comentadas, cursos o demostraciones culinarias. Incorporan también acciones para el público asistente: rutas guiadas, talleres para niños y adultos, conferencias, catas, cursos de cocina, exposiciones y concursos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.