Juego del Palo

Este deporte autóctono, parecido a la esgrima y derivado de las técnicas de defensa de los aborígenes canarios, enfrenta a dos oponentes. Cada uno de ellos sujeta un palo con las dos manos e intenta marcar las partes del cuerpo que el contrario deja descubiertas, siempre evitando hacerle daño. Son muchos los municipios tinerfeños que cuentan con su propia escuela de juego del palo, cada una con un estilo particular de practicar este deporte tradicional.