Refinado, la cruda historia