Por Alberto Bernabé, consejero de Turismo del Cabildo insular

Reunión Turismo de Tenerife/Tony Cuadrado Freelancer

Tenerife acogía hace unas semanas la primera edición de los Premios Quirino de la Animación Iberoamericana. Un encuentro que reunió en la Isla el talento de la animación creada en América Latina, España y Portugal. La cita situó a Tenerife como referente del sector en el mundo por unos días, y ejemplifica la apuesta del Cabildo por el desarrollo de la animación como oportunidad de desarrollo económico y profesional, presente y futuro, de los tinerfeños.

Los valores de la industria audiovisual y los argumentos en los que se apoya para ser un sector relevante en el archipiélago —y en especial en Tenerife— han hecho de esta actividad una verdadera realidad gracias a su diversidad paisajística, a una industria local de apoyo y a un régimen fiscal muy competitivo a nivel mundial. En los últimos dos años, el impulso del Cabildo insular a través de Tenerife Film Commission al sector de la animación ha sido notable, y lo seguirá siendo. En cada ejercicio comprometemos importantes recursos humanos y presupuestarios con el objetivo de generar un verdadero ecosistema para esta industria, que consideramos estratégica por su capacidad para generar empleo local cualificado, su alto componente tecnológico e innovador y su impacto sobre la internacionalización de la Isla y la marca Tenerife.

Pero no estamos solos. A este esfuerzo se ha sumado, valiente y decidido, un sector empresarial muy capacitado y profesional que ha dado lugar además a la irrupción de agrupaciones que han dado más valor a este esfuerzo:  el Clúster Audiovisual de Canarias y la Asociación de Empresas de Animación, Videojuegos y Efectos visuales (SAVE) son una clara muestra de ello.

La forma de operar del sector de la animación presenta variables que lo diferencian del sector audiovisual (aun perteneciendo a este).  No requiere de localizaciones espectaculares ni de actores de talento o mediáticos. Sin embargo, son proyectos altamente intensivos en capital humano que han de contar con un elevado nivel de especialización. Proyectos, los más ambiciosos, que contratan gran cantidad de mano de obra cualificada para que, durante dos, tres o cuatro años, y a través de sus ordenadores, realizan creaciones mágicas y espectaculares.

La capacitación de nuestros jóvenes en habilidades y técnicas que puedan servir para su integración laboral en estos proyectos y empresas es clave, y ahí ha estado el Cabildo: el Área 2030, Cultura, Empleo o Turismo han desarrollado múltiples actividades dirigidas a satisfacer esa necesidad formativa. También hemos atraído recursos privados que, desinteresadamente, han apostado por esta capacitación (como es el caso de la Fundación MAPFRE Guanarteme). Asimismo, hemos puesto a disposición del sector de la animación infraestructuras tan necesarias y valiosas como el Superordenador Teide HPC, alojado en el ITER, y que ha prestado apoyo en los procesos de renderizado de estas producciones.

Junto con lo anterior hay que destacar los importantes incentivos fiscales regionales (que al igual que en la industria audiovisual, se aplican a la animación) y la excelente colaboración y coordinación institucional para su promoción internacional con el Gobierno de Canarias y la Zona Especial Canaria, principalmente. Con ello nos hemos lanzado a atraer empresas que desarrollen sus proyectos en la Isla a través de su implantación física. Como resultado, desde el 2016 se han instalado seis compañías, que han contratado a más de 200 profesionales.

En resumen, hemos dado un salto cualitativo desde 2016 con un objetivo que no perdemos de vista: que Tenerife logre posicionarse como un actor relevante en la producción de obras de animación a ambos lados del Atlántico. Queremos que la Isla despliegue su potencialidad y vocación como plataforma entre Europa y América que, mediante una combinación perfecta de incentivos, experiencia y talento, permita la consolidación de un sector en auge que continúe contribuyendo al bienestar social y económico de quienes vivimos aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published.