Pirámides de Güímar es la muestra de que, adecuándose a las demandas del viajero, el éxito es posible. En sus 16 años de existencia, este parque ha pasado de las 40.000 visitas que recibía en 1998 a las más de 100.000 actuales

piramides
Imagen general del Parque Etnográfico Pirámides de Güímar

El nombre de Thor Heyerdahl resultaba para muchos desconocido cuando este aventurero noruego se instaló en Tenerife en la pasada década de los 90. Llegó con la idea de pasar sus últimos años disfrutando de la bonanza de nuestro clima, y también para poner aquí en marcha su último proyecto vital: el Parque Etnográfico Pirámides de Güímar.

El aventurero noruego Thor Heyerdahl, fundador del Parque
El aventurero noruego Thor Heyerdahl, fundador del Parque

El parque giró desde sus inicios alrededor de las misteriosas construcciones piramidales que se levantaban en la parte alta del municipio. Heyerdahl las relacionaba con las de otros lugares lejanos: Egipto, Suramérica, Mesopotamia… Fue esa creencia de que civilizaciones dispares habían estado conectadas en algún momento lo que  —para tratar de demostrarlo—  le llevó a realizar varias expediciones a mediados del siglo pasado en embarcaciones de madera y juncos, como la Kontiki o las Ra I y II.

Ese fue el germen de algo que se ha ido haciendo cada día más grande y atractivo. “El parque, además de las pirámides y del museo Heyerdahl, en el que se pueden contemplar réplicas de esos barcos, ha ido creciendo y amoldándose a las necesidades del visitante”, señala Alicia Barroso, directora de Operaciones de Pirámides de Güímar. Las adaptaciones que ha ido experimentando la instalación en sus 16 años de existencia reflejan un paralelo crecimiento de visitantes en este tiempo, en el que ha pasado de acoger 40.000 al año a más de 100.000 en la actualidad.

Los guías son la principal fuente de información del parque. “Reciben miles de preguntas y sugerencias de los usuarios, y luego nos las trasladan a nosotros”, apunta Barroso. A partir de ahí, comienzan a trabajar en nuevos recursos susceptibles de ser incorporados a su oferta. Así han ido ampliando el catálogo de especies vegetales o las referencias al origen volcánico de la Isla. “Incluso hemos añadido explicaciones acerca de animales de nuestra fauna como los lagartos, que generan mucha curiosidad”, subraya.

La demanda de visitas no para de crecer. Los noruegos, para los que Thor Heyerdahl es un auténtico héroe nacional, se han disparado gracias a la puesta en marcha de la base de operaciones en la Isla por parte de la compañía aérea Norwegian. Aumentan igualmente imparables los rusos, “a pesar de que al principio nos decían que solo se preocupaban por las compras y el lujo, pero hemos comprobado que tienen mucho interés por aprender cosas nuevas”. 

El parque causa también furor entre los escolares, de los que se espera la visita de más de 800 alumnos de diferentes centros de aquí a mayo, un récord frente a otros años. Vienen cada vez más cruceristas y han conseguido que trabajen con ellos prácticamente todos los turoperadores que traen turistas a la Isla, con los que organizan excursiones al parque. Son todo muestras de que la apuesta funciona.

embarcacion
Una de las embarcaciones en exposición en el Parque.

¿Y qué ofrecerán para 2014? Están inmersos ya en la celebración del centenario del nacimiento de Thor Heyerdahl, que se cumple justo este año. Tienen previstos diferentes actos en su honor, desde la proyección de la película noruega Kontiki (nominada el año pasado a los Oscar), a una lectura popular del libro del mismo nombre escrito por el aventurero tras su primera travesía oceánica. Además, han firmado un convenio con la Universidad de La Laguna que implicará nuevas incorporaciones de especies en el denominado Jardín Venenoso y tienen previsto poner en marcha una nueva experiencia de jardín sostenible. “La clave es escuchar”, concluye Barroso.

Leave a Reply

Your email address will not be published.