En las múltiples formas de Saborear Tenerife hay una mezcla prodigiosa donde se combinan el paisaje con la cultura, las fiestas, una envidiable climatología y un largo dossier de fortalezas  que pueden ofrecer momentos de plena satisfacción. Siempre con el  horizonte del mar como marco de una experiencia entrañable y sugerente, Tenerife ofrece una gran variedad de rincones, actividades, señas de identidad que afloran a través de un patrimonio urbano y rural diverso y peculiar. El volcán, siempre presente, marca un talante de diferentes formas y estructuras, algunas jóvenes, desafiantes y provocativas, junto a la mansedumbre de volcanes dormidos y limados por el tiempo.

Pero hay una cualidad de la Isla que puede ser degustada en una gran cantidad de establecimientos y eventos en los que el placer se centra en saborear productos de la tierra a través de los mercadillos locales donde la proximidad y la experiencia de siglos de trabajo han provocado la existencia de una gran cantidad de productos locales de excelente calidad y frescura. A una producción donde las diferentes culturas que forman Canarias han aportado elementos tan singulares como la papa antigua o el vino, nuestro gran embajador y compañero de viaje desde la llegada de la Europa occidental hasta estas ínsulas atlánticas, se unen frutales, legumbres, animales de corral, o exquisiteces como la miel, un dulce estandarte de calidad con sabores mono o multiflorales y un gran arraigo a la tierra.

Siempre el componente humano es quien revaloriza todo producto a través de su buen hacer y el sábado 11 de febrero de 2012 marca uno de esos hitos en la revalorización del patrimonio agrícola y ganadero tinerfeño. A la presencia de agricultores del mercado local en un entorno privilegiado, como es la Casa Lercaro en La Orotava, se unió un maridaje prodigioso de cultura y música, al que se sumó la maestría del cocinero Jesús González con recetas frescas y envolventes y vinos de profundo carácter como los nacidos entre las veteranas barricas de Bodegas Monje. De la  mano del cantante y compositor tinerfeño, Hugo K. y su banda, el arte se fusionó con la gastronomía y los productos de la tierra a través de su performance D.O. Sol Sostenible!, ofreciendo una experiencia enogastronómica verdaderamente diferenciadora.

Ese día 11 de febrero de 2012 la gastronomía de la Isla se vistió de gala en otros eventos singulares y diferentes, como entusiasmados por una de las cualidades inherentes a Tenerife, la diversidad. Prueba de ello fue la Muestra de Panes del Mundo, en el Municipio de Arico, en su 5ª edición, donde la interculturalidad se manifestó a través de la presencia de panes de más de veinte países. Estos panes fueron aportados por las panaderías del Municipio, de la mano del cocinero Juan Carlos González y por las muchas comunidades de extranjeros residentes en Tenerife. Esta muestra, cuyo éxito viene refrendado por la gran cantidad de personas asistentes a la misma, aglutinó a más de un millar de seres privilegiados que disfrutaron de momentos donde escanciar el paladar y los sentidos, degustando panes de orígenes diferentes junto a una inmejorable presencia de otros productos locales. Las mieles, mermeladas, confituras, el queso, el vino, la despensa de Arico se vuelca en esta muestra de panes conformando una experiencia gastronómica diferente y sobre todo peculiar, nacida de la unión de culturas, la calidad de los productos el ambiente sosegado y acogedor que tan bien define a Tenerife y las manos expertas de quienes laboran en el sector enogastronómico de una isla de ensueño.

 

Por: Juan Antonio Jorge Peraza
Coordinador. Creación y Dinamización de Producto Turístico
Turismo de Tenerife

Leave a Reply

Your email address will not be published.