El salmantino batió las 11 horas estimadas por la organización para la llegada del primero. La victoria en categoría femenina correspondió a la navarra Nerea Martínez.

“Ha sido muy duro, estoy realmente cansado”. Las primeras palabras del salamantino Miguel Heras tras conseguir vencer en la prueba extrema de la Tenerife Bluetrail, la Ultratrail de 95 kilómetros, hicieron referencia a la gran exigencia del recorrido. El rostro del bejarano reflejaba una enorme felicidad que se acentuó con el emotivo saludo a sus familiares que le esperaban antes de cruzar la línea de meta de la plaza del Ayuntamiento de La Orotava. Heras invirtió un tiempo total de 10:43.18 y superó con suficiencia al tinerfeño José David Lutzardo (11:54.51), segundo, y al cántabro Pablo Criado (12:14.16), tercero. Nerea Martínez (13:48.29) cumplió del mismo modo los pronósticos y se alzó con un holgado triunfo en categoría femenina, además de quedar décima en la general.

La salida se dio con puntualidad a las 12 de la noche en el Puerto de Los Cristianos. El consejero insular de Deportes, Dámaso Arteaga, y el concejal de Turismo del Ayuntamiento de Arona, Ángel David Herrera, presenciaron la partida de los 167 corredores que tenían como objetivo la Villa de la Orotava.

El recorrido se puso cuesta arriba nada más comenzar y Miguel Heras empezó a abrir metros de ventaja sobre sus rivales. Después de casi treinta kilómetros recorridos, y una vez pasado el Paisaje Protegido de Ifonche, Heras sacaba ya 25 minutos a un grupo formado por el santanderino Pablo Criado, el palmero José Israel Fernández y el oscense Roberto Anes. Por su parte, Nerea Martínez hacía lo propio en la categoría femenina.

A partir de Vilaflor el trazado volvía a coger pendientes de vértigo hasta llegar a la Degollada de Guajara. La llegada al Parador Nacional de las Cañadas del Teide no hizo más que patentar la gran carrera del corredor del Salomon Santiveri. Heras tenía ya casi una hora de adelanto sobre el horario previsto a esa altura, con una ventaja de más tres cuartos de hora sobre Criado, Pérez y un José David Lutzardo que se asomaba a las primeras plazas. En ese punto partió a las ocho de la mañana la Trail de 52 kilómetros de recorrido.

En Pleno parque Nacional del Teide se llegaba a la altura más alta situada en plena Montaña Blanca a 2.500 metros. A partir de ese momento el recorrido comenzaba un descenso vertiginoso para llegar a El Portillo y adentrarse en el Parque Natural de Corona Forestal. En ese punto se abandonó los 2.000 metros de altitud por los que los corredores transitaron durante unos 25 kilómetros, con el desgaste y la falta de oxígeno que ello supone.

La bajada fue trepidante hasta Aguamansa, en donde el propio Miguel Heras se perdió durante algunos kilómetros. “Iba con la cabeza agachada fruto del cansancio y me he perdido en un cruce. Ha sido mi culpa, ya que el balizado y la señalización eran perfectas. En eso hay que darle un diez a la organización”, apuntó el corredor que cifró la pérdida en unos veinte minutos.

Desde el Área Recreativa de la Caldera partieron las dos últimas modalidades: la Mediatrail y la Trail Adaptada. En ese punto se encontraron las cuatro modalidades de la carrera para el disfrute de los cientos de espectadores que allí se citaron.

Después de un terreno rompe piernas por la pista de Mamio, los atletas afrontaron la última parte del recorrido por asfalto hasta llegar hasta la Plaza del Ayuntamiento de la Villa de La Orotava, en la que Miguel Heras hizo los honores en meta para cumplir así los pronósticos que le daban como vencedor.

Trail y Mediatrail

La distancia de 52 kilómetros tuvo como principal denominador la igualdad durante todo el recorrido. Tanto es así que Alfredo Gil y Javier Heras entraron en meta “de la mano” con un tiempo de 4:41.56. Por su parte, Belén Díaz (6:43.21) fue la vencedora en féminas. Los ganadores de la Mediatrail fueron José Quintero (1:41.08) y Cristina del Val (2:01.10).

Barreras “rotas”

La Trail Adaptada recorrió una distancia de poco más de 4 kilómetros en un circuito de ida y vuelta entre el Área Recreativa de La Caldera y la Casa del Agua. Carlos Correa, del Ademi Tenerife, demostró que no existen barreras si el deporte se lleva dentro. Animado por una gran cantidad de gente que se agolpaba en el recorrido, Carlos cubrió en jöelette el trayecto con la compañía de dos integrantes de la asociación Montaña para Todos.

“Espectacular” dispositivo de seguridad y pocos abandonos

De este modo calificaron la mayoría de los corredores al plan de seguridad y emergencias de la carrera. Un plan que se desarrolló a la perfección sin ningún tipo de incidente y que contó el gran despliegue y disponibilidad del Ejército, la Guardia Civil, los equipos de Carreteras del Cabildo, entre otros entes. En total, fueron casi 400 efectivos que colaboraron en el éxito de la carrera.

Por su parte, poco más de 30 corredores tuvieron que abandonar la prueba entre todas las modalidades. La Ultratrail es a la que más deportistas obligó a desistir de su objetivo de llegar a meta. Sin embargo, se superaron las previsiones más optimistas que cifraban en alrededor del 50% los abandonos para la prueba reina.

La Tenerife Bluetrail cierra esta primera edición con un balance más que favorable, en lo que ha sido una jornada con un ambiente totalmente festivo que permitió a familias enteras disfrutar de una carrera del más alto nivel abierta a todo tipo de participantes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.