Tenerife registró durante la temporada de verano un total de 1.658.583 turistas alojados en la Isla, lo que supone un incremento del 3,27 por ciento en relación al mismo período de 2009, según los datos de las Estadísticas de Turismo Receptivo, elaboradas por el Cabildo y analizadas por el Departamento de Investigación de Turismo de Tenerife.

Si atendemos al lugar de procedencia de los turistas, destaca la evolución favorable del turismo extranjero, con un crecimiento del 7,84 por ciento y una cifra de 1.007.796 turistas alojados. Los datos reflejan un comportamiento muy bueno de los principales mercados emisores. Los británicos, con 496.436 alojados, registran en verano un importante incremento del 6,84 por ciento. En el caso del mercado alemán, con 153.392 turistas, sube un 8,77 por ciento en relación a la temporada anterior. También se producen resultados favorables en otros emisores importantes para la Isla como Francia (+12,5%), Bélgica (+10,21%), Italia (+9,25%) o Rusia y los Países del Este (+34%), mercados que se consolidan en Tenerife.

A diferencia de los turistas extranjeros, los clientes nacionales han tenido un comportamiento negativo. Los 650.787 alojados españoles en Tenerife durante los meses de verano suponen un descenso del 3,08 por ciento. No obstante, y pese al verano, este mercado acumula un balance positivo en los primeros nueve meses del año.

En Tenerife se contabilizaron en el verano un total de 12.326.955 pernoctaciones, un 2,43 por ciento más que el año anterior. El índice de ocupación se situó en el 57,4 por ciento (+6,33%) y la duración de la estancia de nuestros visitantes fue de 7,43 días de media (-0,6 puntos). El Sur, con 1.323.227 alojados, mantiene la evolución positiva que se inició a finales del invierno, con un crecimiento del 6,02 por ciento. En cambio, la situación de la zona Norte es negativa, con un descenso en el volumen de alojados del 8,81 por ciento y un cómputo total de 278.439 turistas.

Acumulado del año

En los primeros nueve meses del año la Isla ha registrado un total de 3.598.574 turistas alojados, lo que supone un incremento del 1,35 por ciento. En cuanto al comportamiento de los mercados, los clientes españoles acumulan un resultado favorable en el año, con un alza del 2,59 por ciento para un total de 1.183.302 turistas nacionales. Por su parte, los mercados extranjeros, con 2.415.272 turistas, suben en el año un 0,76 por ciento, con incrementos en los principales emisores: Reino Unido (+3,18%) y Alemania (+1,05%).

Características del turismo de Tenerife

La media de edad de nuestros turistas se sitúa en torno a los 40 años, según se desprende de los datos aportados por la Encuesta de Turismo Receptivo del Cabildo de Tenerife correspondiente a la pasada temporada de verano. Durante estos meses se ha producido también un incremento del turismo familiar, que se sitúa ya en el 21 por ciento.

Se trata de un cliente que queda satisfecho tras su estancia en la Isla y que valora especialmente, y en este orden, los aspectos alojativos, la calidad ambiental y la tranquilidad; la naturaleza y la oferta de restauración y ocio. El turista que visitó Tenerife este verano es ligeramente más activo que el del año anterior. Un 60,5 por ciento realizó alguna actividad durante su s vacaciones como la visita a parques temáticos, la observación de cetáceos y el senderismo, que continúan siendo las más frecuentadas por los visitantes.

El uso de internet para organizar las vacaciones en Tenerife es ya algo habitual entre nuestros visitantes ya que 8 de cada 10 turistas utiliza esta herramienta a la hora de planificar el viaje. Actualmente, el 40,5 por ciento de nuestros turistas compra on line sus servicios del viaje, casi un 25 por ciento más que el verano anterior.

De otro lado, y según un estudio realizado por Turismo de Tenerife sobre la imagen turística de la Isla entre sus clientes, la experiencia del viaje a Tenerife mejora las expectativas previas que traía el turista en el 58 por ciento de los casos. El paisaje natural de la Isla es el principal factor que incide sobre esta mejora aunque al mismo tiempo sorprende y agrada al visitante el clima y la atmósfera de amabilidad y hospitalidad.

Exceptuando el clima, que es un factor determinante por la atracción que ejerce sobre nuestros turistas, los paisajes naturales han pasado a ejercer una influencia decisiva en la elección de la Isla como lugar de vacaciones, por delante de las playas y el mar. La hospitalidad del tinerfeño y un ambiente amable constituyen también un importante atractivo para los turistas, como sucede con la satisfacción por la red alojativa de calidad, el deseo de relax y tranquilidad o visitar a la familia y amigos. El estudio constata que prácticamente el 94 por ciento de los turistas que visitan la Isla recomendarían el destino a sus conocidos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.