El Consejo de Administración de Turismo de Tenerife aprobó el pasado día 27 el rediseño del modelo turístico de la Isla. El vicepresidente Primero y consejero de Turismo del Cabildo, José Manuel Bermúdez, señala que “este hito va a suponer un cambio estratégico que nos permitirá mejorar nuestro posicionamiento y ser más competitivos frente a otros destinos”.

Para Bermúdez, el modelo aprobado “favorecerá una fijación realista, y contrastada con las instituciones, operadores y empresarios de cada zona, de las rutas estratégicas que propicien un mejor entorno competitivo a la oferta; fomentará amplios y sólidos consensos participativos, y abrirá perspectivas a nuevos emprendedores y potenciales inversores”. El consejero recuerda que, en todo caso, “todo ello requerirá un esfuerzo a corto, medio y largo plazo, cuyos resultados exigirán, como mínimo de una década, y que son plenamente compatibles con las medidas a corto plazo”.

Para alcanzar este punto ha sido necesario un largo recorrido que comenzó con una labor de análisis e investigación, y que contó con la participación activa de las administraciones locales y el sector empresarial. En ese proceso, más de 2.000 recursos turísticos han sido inventariados, se realizó un centenar de encuestas y entrevistas, y se organizaron grupos de debate con múltiples reuniones.

Todo este trabajo previo culminó con el gran encuentro de concejales de Turismo de la Isla convocado por Bermúdez, que tuvo lugar a finales de septiembre y en el que se materializó un consenso que, a partir de ahora, continuará con presentaciones sectoriales de productos en los meses de noviembre y diciembre, y posteriormente por zonas y municipios. Todo ello con el objetivo de elaborar el correspondiente plan de acción y las prioridades de actuación.

Los modelos consensuados prevén el desarrollo de los productos turísticos más competitivos de cada una de las zonas de la Isla. En el Norte se impulsará el turismo de relax y ocio activo en el medio natural, además de la cultura propia y la identidad; en el Sur, el modelo prevé potenciar el turismo de sol y ocio litoral, con especial hincapié, aparte de en los productos relacionados con el sol y la playa, en la oferta para las familias, el deporte, los cetáceos y los congresos.

Para el Área Metropolitana, los ejes a desarrollar son la cultura y el patrimonio, los recursos litorales y naturales; mientras que en Isla Baja, el rediseño del modelo se centra en el turismo de la naturaleza y tradiciones en un entorno rural y sostenible.

Cada uno de los modelos ha sido desarrollado en el marco del Plan de Dinamización del Producto Turístico Tenerife Acoge, un instrumento financiero en el que participan las tres administraciones (Cabildo, Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias y Secretaría de Estado de Turismo) para crear nuevos productos turísticos y dinamizar los actuales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.