• Astronomia

Astronomía

Su situación geográfica, la transparencia del cielo y calidad del aire y unas condiciones inigualables han hecho de Tenerife unos de los principales emplazamientos mundiales para la observación astronómica.

La transparencia del cielo, la calidad del aire y una situación geográfica estratégica cercana al Trópico de Cáncer hacen de Tenerife uno de los lugares más aptos del mundo para la observación astronómica. Así lo atestiguan tanto turistas aficionados a la astronomía, como científicos expertos, que han encontrado en las cumbres de Tenerife el enclave ideal para admirar la bóveda celeste. Por algo será que en el Parque Nacional del Teide se encuentra el Observatorio y el Instituto de Astrofísica de Canarias, que cuenta con la colaboración de 19 países y está dotado de las últimas tecnologías para el estudio óptimo del cielo. Los observatorios se encuentran a 2.400 metros sobre el nivel del mar, donde el singular mar de nubes genera una capa natural que los protege de la contaminación lumínica de la costa y la atmósfera es limpia y tranquila, de modo que se puede disfrutar de un elevado número de horas de observación útiles.

Quien desee disfrutar de la belleza del cielo nocturno de Tenerife podrá encontrar una amplia oferta de excursiones astronómicas a su disposición, en las que conocer de cerca algunos de los telescopios que se encuentran en los puntos más altos de la isla y admirar la inmensidad del cielo estrellado. La posibilidad de obtener impresionantes imágenes mediante la fotografía de estrellas y el time-lapse nocturno es también uno de los grandes atractivos de las cumbres tinerfeñas, tanto para fotógrafos profesionales como para quienes tienen este arte como un hobby. La lluvia de meteoros de las Gemínidas, que tiene lugar durante el mes de diciembre, es uno de los momentos más esperados por los amantes de la astronomía en Tenerife, ya que las Cañadas del Teide es uno de los mejores puntos del mundo para disfrutar de ella. Algunos de los puntos de observación más relevantes dentro del Parque Nacional son Chipeque, El Portillo, Ucanca e Izaña.

En Tenerife existe una Ley sobre la Protección de la Calidad Astronómica de los Observatorios, también conocida como “Ley del Cielo de Canarias”, que regula los niveles de contaminación lumínica, atmosférica y radioeléctrica, así como las rutas aéreas. Y es que, el Parque Nacional del Teide y sus cumbres han recibido la certificación “Starlight” como Destino Turístico y como Reserva. Esta iniciativa cuenta con el apoyo de organizaciones internacionales como la UNESCO o la Unión Astronómica Internacional. De este modo, el Teide es el primer lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y, a la vez, designado como “Destino Turístico Starlight”.