Semana Santa en La Laguna

f77b024345e24f718ea44807544fce9fsemanasanta04grande1

La Semana Santa en Tenerife es una tradición con gran arraigo. Las procesiones, los pasos y el fervor religioso se apoderan de las calles de pueblos y ciudades de la Isla. Pero si hay un lugar en el que esta celebración es especial, ese es sin duda San Cristóbal de La Laguna, ciudad donde la Semana Santa está reconocida como la más antigua y destacada de todas las que se celebran en Canarias.

Los actos religiosos y culturales de la Semana Santa lagunera se extienden desde finales de febrero hasta principios de abril. Este año hay exposiciones, muestras de cine religioso y social, conferencias o las tradicionales Jornadas Gastronómicas de la Vigilia. Unos actos que completan un programa en el que destacan las cuatro principales y más multitudinarias procesiones: Domingo de Ramos (29 de marzo), Viernes Santo (3 de abril), y las procesiones del Silencio (2 de abril) y Magna (3 abril).

Una de las principales características de las procesiones laguneras es que los pasos salen, no a hombros, como es tradicional en muchos otros lugares, sino sobre carros con ruedas. La Laguna cuenta con pasos muy valiosos tanto desde el punto de vista religioso como artístico. El venerado Cristo de La Laguna es uno de los más sobresalientes, al que acompañan en su procesión por la calles de la ciudad los miembros de la Cofradía del Santísimo Cristo.

Sin duda, el Jueves y el Viernes Santo son los dos grandes días marcados como especiales en la Semana Santa de la ciudad de Los Adelantados. El jueves, además de las procesiones, tiene lugar la exposición de los Monumentos en los diferentes templos religiosos de La Laguna, ocasión que permite apreciar la exquisitez del trabajo de los orfebres de la isla. Se muestran las mejores piezas en honor al Cuerpo consagrado de Cristo. Ello incluye andas, sagrarios, frontales, cantoneras o columnas. Los cirios encendidos y las flores que decoran los espacios otorgan al conjunto una imagen bellísima.

El viernes también tiene una significación especial por contar con varias procesiones importantes: la del Cristo, y algo más entrada la tarde, la Procesión Magna, en el que participan todas las cofradías laguneras, que suman más de 20.

Algo que atrae a La Laguna al visitante durante los días de Semana Santa es también el ambiente que se respira en ella. Es una mezcla de sentir religioso y de carácter amable y sosegado de sus habitantes. La enorme oferta de restauración la convierten en un sitio privilegiado para disfrutar de una época del año especial a la vez que se reponen fuerzas entre procesión y procesión en cualquiera de sus restaurantes y tascas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*