Reserva en el Hotel Luabay Tenerife del Puerto de la Cruz

Con Agosto en su recta final, calorcito, una niña, ganas de descansar pero buscando ocio dentro del hotel y fuera, a poca distancia para no mover el coche más que lo justo, mi reserva de esta semana , además, hecha en el último minuto, fue para el Hotel Luabay Tenerife, en el Puerto de la Cruz.

Como mis mini “vacaciones” no me permitían desconectar de internet, que me garantizaran wifi fue decisivo.

El Luabay Tenerife, anteriormente Hotel Florida, es un 4 estrellas reformado con muchísimo acierto y buen gusto.

Mis favoritas han sido las zonas comunes.Muchas y muy espaciosas.

La terraza es fantástica. puedes  ver la piscina y jardines ,cuyas palmeras son increíbles,y junto a un espacioso bar donde tomar, no solo tu bebida favorita, sino disfrutar de desayunos tardíos, meriendas o picotear entre horas. Fruta, zumos, pastelitos, tartas,  sandwiches, chacina….para los que nos decidimos por un régimen en  Todo Incluído y para cualquier niño .

Un extremo de la terraza tiene un área chill out, maravillosa a cualquier hora, sin estar independizada, la tranquilidad impera para los que allí estábamos trabajando, como yo, leyendo, jugando al ajedrez gigante o pasando el rato, y para las horas de más calor, cuando uno va buscando sombra y comodidad su salón del primer nivel, también junto al bar.Perfecto.Silencioso, luminoso y comodísimo.

Luabay Puerto de La Cruz

zona chill out del Hotel Luabay Tenerife

 

El restaurante tiene un horario bastante amplio y  suficiente variedad.Dos platos de cuchara que cambian dos veces al día, distintos tipos de paella, carnes y pescados a la plancha con ensalada, han sido mis favoritos, además con la suerte de encontrar, sin reservar o hacer cola , mesa en la terracita exterior.

Mi habitación, perfecta. Reformada, con balcón con vistas al Teide donde a demás me mimaron de forma especial.

Hotel Luabay Tenerife

Hbitaciónn Hotel Luabay Tenerife - Puerto de la Cruz

Un día vino a saludarme Candelaria, la gobernanta, una institución. Mientras se preocupaba por saber por qué no quería que me hicieran la habitación, otros clientes, de habitaciones próximas, se acercaban a saludarla y a contarme que era la razón de que repitieran en el Luabay Puerto de la Cruz.

Candelaria oyó toser a mi hija.

-está malita y me gustaría pedir en recepción que me abran el mini bar para guardar sus medicinas.

-No le hace falta, se lo abro yo ahora mismo.¿Llamo a un médico? ¿Quiere que alguien vaya a la farmacia? ¿Le doy mi teléfono por si necesita cualquier cosa para la niña?

Me quedé a cuadros.Agradecida, sorprendida.¿La gobernanta de un hotel me viene  a saludar, y me da hasta su teléfono? Conquistada, la seguí esa mañana sin que me viera.

Candelaria es así.Se preocupa por todos y cada uno de los huéspedes,y muchos la buscan sin conocerla, porque, me enteré, de ella se habla en foros y portales de opinión, que yo no consulté antes de reservar.

Se despedía una familia de ella, abrazos y besos. -Vengan el próximo año, que les esperamos aquí.¿Lo has pasado bien? ¿Te ha gustado el Puerto?

A la niña, se la empañan los ojos y se abraza a Candelaria llorando. -¿Qué te pasa mi cielo? No llores, que el próximo verano vienes-

-Las cosas están difíciles Candelaria, no se si vamos a poder-dice el padre de la niña

Candelaria saca papel y boli, escribe .No piensa, ella hace.-Toma-le dice a la niña – mi teléfono y dirección.Si no puedes venir al hotel, se quedan 15 días en mi casa.

Los que vimos la escena, que fuimos unos cuantos, nos emocionamos.

Yo no he visto mayor gesto de hospitalidad en un hotel en la vida.

No volví a ver a Candelaria, pero todas las noches en mi habitación había bombones y dejó unos dulces y frutos secos, porque , me contaron las compañeras, lo mismo a mi hija le apetecían.No pedí que me hicieran la habitación, porque apenas la uso, ella la hizo todos los días, porque “ha dicho Candelaria que la niña dormirá mejor y ustedes descansarán más”

Candelaria, mil gracias de todo corazón, no solo por tus atenciones, sino por ser como eres y hacer las cosas de corazón.Nada de eso estaba en la web del Luabay Tenerife y ha sido la más grata sorpresa que he tenido este verano.

Volvamos al hotel.

Hay dos cosas que valen la pena

  • Pagar la salida tarde. 36€ por habitación y sales a las 18.00h.Yo lo hice
  • Hacer upgrade a selective y por una cantidad extra más bastante pequeña, tienes :
  • Habitación planta alta
  • Salida tarde
  • Bebidas de importación en restaurante y bar
  • Reserva de mesas

¿Volvería a reservar? Por supuesto! con un personal simpáticos agradable, con personas como Candelaria, volveré a reservar pronto

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*