Carnaval en Tenerife

El Carnaval de Tenerife, considerado como el “carnaval de carnavales” es una fiesta de profundo arraigo, sana, alegre, participativa, segura y la más multitudinaria de Europa. Combina espectáculos, concursos de disfraces y bailes en las calles en una ciudad abierta al mar con una agradable temperatura.

Sus orígenes se remontan a 1778, donde aparecen las primeras referencias de un baile de Carnaval escritas en un diario. En 1910 se publica en primer programa de actos de Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, el más popular y concurrido de la Isla. En 1967 es declarada fiesta de Interés Turístico Nacional y en 1980, fiesta de Interés Turístico Internacional. En 1987 se bate un record Guiness, con más de 250.000 personas bailando al aire libre en invierno, con Celia Cruz y la orquesta de la Billos Caracas Boys.

Las miles de personas que integran los diferentes grupos que participan en el Carnaval pasan todo el año preparando sus canciones y disfraces, para lo que movilizan también a infinidad de costureras y diseñadores, lo que se traduce en que la implicación de toda la sociedad en la preparación de la fiesta, y no sólo de los organismos públicos, alcanza niveles no conocidos en ninguna otra celebración.

El Carnaval de Tenerife es, en definitiva, sinónimo de júbilo, alegría y desenfado. El programa de actos de la capital, Santa Cruz, está plagado de todo tipo de eventos que van desde la Cabalgata Anunciadora, la Gran Gala de Elección de la Reina, el Coso, el Entierro de la Sardina o el Carnaval de Día, que desde 2008 ha reavivado también la fiesta durante el día para toda la familia. Diversión diurna y nocturna donde miles de personas bailan y se divierten al ritmo de las orquestas. Al finalizar el carnaval de la capital dan comienzo los de otras localidades de la Isla como Puerto de la Cruz, Candelaria, Los Cristianos o Tacoronte. www.carnavaltenerife.es

Las Burras. La representación de Las Burras dentro de la celebración del Carnaval surge en el municipio Güímar, en 1992, con el objetivo de relanzar en el municipio el Entierro de la Sardina. Los jóvenes güimareros recogieron algunas tradiciones relacionadas con la brujería, como la de que las brujas se transforman en burras para entrar en las casas de los campesinos, y con ellas van construyendo esta nueva tradición en la que participa todo el pueblo y que cada vez atrae a más visitantes. Desde el mes de octubre comienzan los preparativos, con talleres de vestuario y toda la organización que requiere, en la Casa de la Juventud, para que al final del Carnaval las brujas aterroricen al pueblo tras el paso de la sardina, celebren su aquelarre, invoquen al demonio y finalmente ardan en la hoguera junto con la sardina por orden del obispo, tras una lucha entre el Arcángel San Miguel y el mismo demonio. www.guimar.es

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*