Rutas peatonales

Por el casco histórico de La Orotava

Ruta peatonal en Tenerife Norte

la orotava
La Orotava, cuyo centro está catalogado como conjunto histórico-artístico y monumental, concentra tantos puntos de interés patrimonial que es una de las visitas imprescindibles en Tenerife. A través de un recorrido por las calles de sus dos barrios históricos, la Villa de Abajo y la Villa de Arriba, el visitante puede descubrir una ciudad plena de tradición y cultura. Al anochecer, la iluminación realza la majestuosidad de algunos de sus edificios.

En el pasado, las diferencias socio-económicas determinaron que las familias de mejor posición social emplazaran sus viviendas en la Villa de Abajo y que el resto de la población construyera las suyas en el Farrobo o Villa de Arriba. La ruta propuesta discurre por ambos espacios, iniciándose en la calle San Francisco, con una primera parada en la iglesia del mismo nombre y el hospital de la Santísima Trinidad, levantados en el lugar que ocupó el antiguo convento de San Lorenzo, destruido por un incendio y cuyos únicos vestigios son una escultura del santo y el pórtico que guarda el actual hospital.
Desde aquí y siguiendo por las calles Colegio y Carrera pueden admirarse numerosas casas de porte señorial, pertenecientes a las familias que administraron buena parte de los bienes del Valle de La Orotava, en cuyas puertas principales se distingue su sello heráldico correspondiente. Son residencias como Casa Benítez de Lugo, Casa Molina y Casa Franchy. Mención especial merece la Casa Fonseca o de los Balcones, construida a mediados del siglo XVII. La Casa de Los Balcones, de estilo barroco, es un magnífico ejemplo de la arquitectura tradicional insular con su cantería, sus balcones de madera y su magnífico patio interior. Hoy alberga una tienda de artesanía.
La siguiente parada de la ruta es la plaza del Ayuntamiento. Aquí se instala la más famosa de las alfombras de la festividad local del Corpus Christi. Muy cerca está la Hijuela del Jardín Botánico, un vivero de especies vegetales vinculado al magnífico Jardín del mismo nombre, localizado en el municipio vecino de Puerto de la Cruz. La calle Apolinar, conocida popularmente como calle de La Hoya, marca el límite entre la Villa de Abajo y la Villa de Arriba o el barrio del Farrobo. Por la zona abundan las casas señoriales como la del marquesado de la Quinta Roja, con un extraordinario patio interior al estilo canario, y la Casa Ascanio, un palacete de principios del siglo XX ubicado en la calle San Agustín. La primera parte de la ruta termina en la plaza de la Constitución,  junto a la iglesia y convento de San Agustín, ambas edificaciones del siglo XVII.
Dejando atrás la plaza, la ruta continua por las calles Colegio, Tomás Pérez, Cólogan, Iglesia, Zerolo y Viera, flanquedas todas por singulares ejemplos de la arquitectura canaria. El trayecto desemboca en la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, cuyo edificio fue declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional en 1948. La visita a la iglesia es de gran interés, tanto por su exterior, con dos torres campanario y una elevada cúpula, como por su interior, dividido en tres naves, y rica y artísticamente decorado. En los alrededores, un conjunto de calles empedradas permiten la contemplación de más casas señoriales como las de Valcárcel, Mesa, Benítez de Lugo o Casa Franchy o del convento e iglesia de Santo Domingo.

Datos de interes

Por el casco histórico de La Orotava

En la misma zona: Centros históricos, Museos